Nuestro Plan Para la Atención Sanitaria

Como su Miembro elegido dentro del Consejo de la Ciudad, lucharé por asegurar que todos los residentes neoyorquinos del Distrito 11 puedan vivir, trabajar, jugar, y profesar su religión o culto en vecindarios que apoyen dignamente su bienestar físico, mental, y emocional:
  • Reduciremos las hospitalizaciones innecesarias y la gran cantidad de enfermedades crónicas que existen dentro del Distrito 11 al atender los factores sociales y medioambientales causantes. 
  • Nos aseguraremos de que todos tengan acceso a una asistencia sanitaria de mayor calidad que promueva mejores servicios individuales y una coordinación más eficaz. 
  • Atenderemos las disparidades raciales que afectan a la salud maternal. 

Lee Más...

Los Problemas:

Al trabajar diariamente en clínicas comunitarias dedicadas a mejorar la salubridad en el Central Bronx, me he percatado del impacto en cuanto a las disparidades en salubridad dentro de las comunidades de bajos recursos, incluyendo las de blancos, indígenas, y personas afroamericanas (BIPOC). Un cuidado a la salud insuficiente afecta nuestras vidas estudiantiles y laborales. Sabemos que factores como la pobreza, la contaminación, y condiciones adversas durante la infancia conllevan al aumento de de ataques al corazón, cáncer, diabetes, y al abuso de substancias durante la edad adulta. Reconocer las causas que llevan a un estado de salud pobre es un paso esencial para reconstruir una Ciudad de Nueva York más justa y equitativa.

 

La pandemia del Covid-19, aunada a la presente crisis económica de nuestra ciudad, han significado un durísimo golpe para el Bronx, especialmente para nuestras comunidades de bajos recursos. Durante la primera oleada de esta pandemia hubo más hospitalizaciones y muertes de residentes del Bronx que dentro de cualquier otro distrito; las BIPOC soportaron el golpe más duro de esta tragedia de salud. Desde Marzo, las filas para recibir ayuda alimentaria se han extendido por cuadras, muchos inquilinos han sido desalojados, y muchos viven sin una garantía de ayuda para sobrellevar esta situación tan crítica.

 

Sin embargo, estos no son problemas nuevos. ¿Por qué es que la deplorable situación de salubridad del Bronx  tiene la peor puntuación comparada con la de los restantes 62 condados de Nueva York? Porque por décadas, la salud y el bienestar de nuestros residentes ha sufrido de un limitado acceso a una alimentación saludable, al acceso a viviendas dignas, a un aire más limpio, a trabajos mejor pagados, a oportunidades académicas, y a una asistencia sanitaria barata y accesible. Aunado a estos retos sociales, la negligencia y el racismo sistemático hacia nuestras comunidades son problemas que persisten durante la presente crisis. Si algo bueno se puede tomar de la pandemia del Covid-19, es que ha exacerbado y, sobre todo, expuesto estas disparidades que existen desde hace mucho tiempo.

 

Adicionalmente, la mortalidad de madres es una crisis nacional creciente que afecta desproporcionadamente a las mujeres de color. Las mujeres de ascendencia africana, comparadas con las de ascendencia europea, son casi cuatro veces más propensas a morir durante el parto. Como un ejemplo de esta deplorable situación, podríamos mencionar que tan solo entre el año 2006 y el 2010 las mujeres de ascendencia africana eran 12 veces más propensas que las de ascendencia europea de morir durante el parto. Esta disparidad no debe ser permitida y hay que atenderla.

 

Nuestras Soluciones:

La asistencia sanitaria es un derecho humano.

 

Como su Miembro elegido dentro del Consejo de la Ciudad, lucharé por asegurar que todos los residentes neoyorquinos del Distrito 11 puedan vivir, trabajar, jugar, y profesar su religión o culto en vecindarios que apoyen dignamente su bienestar físico, mental, y emocional.

 

Esto requerirá un enfoque dedicado en atender las raíces causantes de las disparidades de salud dentro de los diversos grupos raciales, para así poder mejorar nuestro inadecuado sistema de asistencia social. Al trabajar en asociación con grupos comunitarios, proveedores de salud, negocios pequeños, y organizaciones religiosas, crearemos una legislación que contemple asegurar que el Bronx no sea visto como el condado #Not62, sino como un condado caracterizado por tener condiciones sociales y económicas que promueven la salud y el bienestar común.

 

Reduciremos las hospitalizaciones innecesarias y la gran cantidad de enfermedades crónicas que existen dentro del Distrito 11 al atender los factores sociales y medioambientales causantes. Para ello proponemos:

 

  • Invertir por un acceso equitativo de alimentos nutritivos que a su vez sean relevantes de acuerdo al grupo cultural que los requiera.

  • Desarrollar el acceso común a viviendas más seguras, baratas, y accesibles.

  • Crear empleos seguros y mejor pagados.

  • Luchar contra el cambio climático y salvaguardar la pureza del aire y el agua.

 

Nos aseguraremos de que todos tengan acceso a una asistencia sanitaria de mayor calidad que promueva mejores servicios individuales y una coordinación más eficaz. Para ello proponemos:

 

  • Abogar por una enmienda legislativa del New York Health Act que asegure, y realmente promueva, una mejora comprensiva al acceso de asistencia sanitaria universal para los neoyorquinos.

  • Ayudar a la navegación de los consumidores del sistema de asistencia sanitaria de Nueva York y supervisar a la industria médica al apoyar a Rivera, Miembro del Consejo de la Ciudad de Nueva York, en establecer la propuesta Patient Advocate.

  • Asegurar que los hospitales sin ánimos de lucro en Nueva York, quienes reciben exenciones de impuestos fiscales por cientos de millones de dólares, provean su ayuda caritativa correspondiente para el cuidado de neoyorquinos que cuenten con una cobertura parcial o inexistente.

  • Construir sobre el éxito del NYC Cares Program, asegurando así que todos los neoyorquinos tengan acceso básico y preventivo de asistencia sanitaria. Al expandir el programa más allá de los hospitales y la salud física, se podrá asegurar un servicio apropiado que incluya a los proveedores de salud comunitarios e integre los servicios de asistencia sanitaria básica con los de salud mental en el programa.

  • Crear fondos adecuados para los servicios de salud mental y expandir el acceso público a este servicio.

 

Atenderemos las disparidades raciales que afectan a la salud maternal. Para ello proponemos:

 

  • Abogar a favor de los programas de parto Doula en la Ciudad de Nueva York.

  • Asegurar que los programas Doula, así como otros programas similares en propósito, puedan estar disponibles durante las visitas prenatales en los cuartos de parto.

  • Promover más transparencia y exactitud en los reportes hechos acerca de la muerte materna y las complicaciones durante el embarazo y parto. Los hospitales deberían requerir que todas las muertes maternas, así también como complicaciones natales, sean reportadas de acuerdo al origen racial o étnico.