Nuestra Plan Para Derechos Animales

Como Miembro del Consejo Municipal, lucharé por asegurar que los animales estén protegidos bajo la ley y por que reciban un trato digno por parte de los humanos:
  • Para asegurar que los animales domésticos se encuentren seguros, en buena salud, y bajo un buen cuidado propongo.
  • Para proteger a los animales salvajes en la Ciudad de Nueva York propongo.
  • Para promover un sistema alimenticio que dé prioridad a los animales silvestres propongo.

Lee Más...

Los problemas

 

Cada criatura viviente merece respeto y dignidad. Sin embargo los animales domésticos y salvajes (incluyendo a aquellos que son criados para la alimentación humana), han sufrido a manos de los humanos. Muchas de las industrias involucradas en la cría de animales (como las de lana, pelaje, y las de caballos de carga), cuentan con años de maltrato y abuso animal documentado.

 

Las mascotas y sus dueños también se enfrentan a grandes retos en nuestra ciudad. Mientras que el número de personas desahuciadas incrementa en NYC, los dueños de mascotas que han perdido sus hogares se encuentran dentro de un paradigma que les obliga elegir entre dormir en la calle o abandonar a sus mascotas debido a las estrictas normas anti-mascotas dentro de los refugios para gente sin hogar. Tener la necesidad de ser ingresado en un refugio ya es un evento traumático por sí solo, y el tener que abandonar a una mascota familiar solamente incrementa el dolor generado por este trauma, causando un innecesario incremento en el número de mascotas en refugios animales.

 

Las realidades para los animales domésticos, y la de centros y refugios para animales en la Ciudad de Nueva York cuentan con problemas documentados que causan la enfermedad o muerte de muchos animales. Los conejos, los gatitos y cachorros, quienes son vendidos en tiendas de mascotas tienen una mayor incidencia en estos problemas. Se ha descubierto que estos son usualmente expuestos a condiciones inadecuadas (contagios de enfermedades infecciosas, viviendas superpobladas, y un bajo cuidado veterinario, así como una insuficiente y/o nula cantidad de alimentos y agua). Estas condiciones propician el que existan animales enfermos que son vendidos a sus nuevos dueños, los cuales en ocasiones deben decidir entre pagar cantidades enormes de dinero en servicios veterinarios, regresar a los animales o, peor aún, abandonarlos en refugios para mascotas.

 

El Distrito 11 es lo suficientemente afortunado por contar con vastos parques, como lo son Van Cortlandt Park y otras áreas verdes cercanas, como los bosques que colindan con la ciudad. Estos maravillosos recursos cuentan con una abundante variedad de animales salvajes. En muchas ocasiones en las que se encuentran animales malheridos o enfermos, los neoyorquinos recurren al 911 para pedir ayuda de la policía, y es el departamento de NYPD quien usualmente responde a estos llamados, en vez de los rehabilitadores voluntarios con licencia del Departamento de Conservación Medioambiental del Estado de Nueva York (NYS Department of Environmental Conservation). El Distrito 11 también es el hogar de muchos gatos salvajes/callejeros, los cuales, a pesar del cuidado que la comunidad les brinda, no pueden contar con un dueño legal y no son elegibles para entrar en adopción ni en ser admitidos en refugios para animales.

 

Por último, la Ciudad de Nueva York compra cantidades masivas de comida. Un aproximado de $500 millones de los fondos públicos son usados cada año en escuelas, hospitales, instalaciones correccionales, y más lugares. Nuestros dólares en fondos públicos disponibles deberían también usarse en promover un sistema de alimentación sustentable que proteja el bienestar de los animales y no en subsidiar a las granjas para la producción de carne animal (las cuales son malas para el medio ambiente y comprometen el bienestar animal).

 

Si vamos a construir una mejor ciudad a partir de la pandemia por la COVID-19, necesitamos también atender las recurrentes violaciones hacia los derechos de los animales que ocurren diariamente en nuestra ciudad.

 

Nuestras soluciones

Creo que contamos con la obligación moral de atender a todas las criaturas vivientes, incluyendo a los animales.

 

Como Miembro del Consejo Municipal, lucharé por asegurar que los animales estén protegidos bajo la ley y por que reciban un trato digno por parte de los humanos.
Para asegurar que los animales domésticos se encuentren seguros, en buena salud, y bajo un buen cuidado propongo:
  • Aprobar las Intro.s 1483 y 1484 para acomodar a las mascotas de los neoyorquinos desahuciados y sin hogar en refugios o centros de cuidado animal.

  • Aprobar la legislación que prohíbe la venta de productos nuevos que provienen de animales (como lo son las prendas de vestir de piel o pelaje animal), y crear un entrenamiento para las personas que no puedan continuar ejerciendo su oficio en esa industria puedan contar con alternativas laborales.

  • Aplicar inspecciones y requerimientos en las facilidades que alberguen a animales vivos para mitigar la sobrepoblación animal en estos lugares y prevenir condiciones poco salubres.

  • Prohibir el envío de animales vivos a NYC por medio del correo postal.

  • Cambiar los carruajes a caballo por eléctricos.

Para proteger a los animales salvajes en la Ciudad de Nueva York propongo:
  • Apoyar el incremento de fondos ciudadanos dirigidos a la rehabilitación y el rescate de animales salvajes, incluyendo un centro de llamadas 24/7.

  • Incrementar los fondos para el Programa Trap, Neuter, Return para gatos salvajes.

  • Terminar con la matanza de gansos canadienses en NYC y entrar a favor de la implementación de métodos no letales para el manejo de la vida silvestre a lo largo de la ciudad.

Para promover un sistema alimenticio que dé prioridad a los animales silvestres propongo:
  • Maximizar el poder adquisitivo de la ciudad para apoyar un sistema transparente y equitativo al implementar el Programa de Buenas Compras de Comida (Good Food Purchasing Program, GFPP), en todas las agencias. El GFPP sostiene el bienestar animal como uno de sus cinco valores esenciales.

  • Hacer que las opciones de comida basada en alimentos verdes sea más accesible dentro de los planes de comida públicas de la ciudad.

  • Aprobar la Res. 1151, la cual crea un llamado dirigido hacia las entidades corporativas y gubernamentales para que estas no apoyen a las industrias agrícolas que se benefician de la deforestación y el acelerado calentamiento global.